sábado, 27 de junio de 2009

¿DONDE ESTAN?...¿por donde se han ido...?

Mirando, viendo pasar la vida en el diario acontecer de nuestro tiempo, me encuentro con gente y tengo la oportunidad de compartir, vivencias gratas y de las otras, preocupaciones personales y de todos. Me he encontrado en este último tiempo, con el tema repetido por todos ¿qué nos pasó?¿dónde se han ido los valores que sustentaron la cultura de nuestros antepasados?... La verdad, es para detenerse y analizarlo, creo que vale la pena.
Me ha hecho pensar lo positivo y lo negativo de esta preocupación que se comienza a sentir cada vez mas entre todos. Para mí, lo positivo es que nos demos cuenta que no estamos tan bien como durante mucho tiempo se ha querido creer, que nos faltan bases firmes donde asentar nuestros proyectos de vida, de sociedad, de pueblo, de familia, de persona. Creo que si tomamos conciencia y comenzamos a trabajar por recuperarnos en nuestro ser, en nuestro ser humanos, podemos esperar un regreso a los valores fundamentales que haga cambios importantes en cada uno y como consecuencia, en todos.
También según mi criterio, lo negativo es haber llegado a esta situación sin darnos cuenta, y lo peor colaborando, quizás involuntariamente, entre todos para que esto suceda. Nos fuimos comprando la mayoría de los buzones que nos vendieron.
Quizás si dialogamos sobre este tema podamos iluminarnos e iluminar a otros, solos no podremos.
Invito a quienes deseen sumarse y que Dios nos bendiga.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Sobre los valores me parece que además de ir borrándolos del interior de cada uno, lo vamos acomodando a nuestra conveniencia olvidándonos que necesitamos recuperarlos para seguir adelante, todos juntos en comunidad, teniendo presente al otro y sus necesidades. Nos acostumbramos a camiarles el nombre y a no tenerlos en cuenta: "como que están pasados de moda". Creo que si tratáramos de ir descubriendo en nuestra vida, en nuestro interior que actitud puedo cambiar para mejorar o que valor se ha perdido para revivirlo, la realidad de todos cambiaría.

Sara dijo...

Yo por ser miembro de la CCDA me doy cuenta que lo que en ella se vive y se aprende, ayuda a prepararse para hoy y para mañana, por eso debería ser mas conocida, tener mas lugar , llegar a mas gente.
Porque se trata desde la persona ayudando a que ella se valore y cambie, con eso se actua en la familia, la sociedad, la Iglesia y en todas las personas chicas, adultos y mayores. Cuesta esfuerzo, entrega, obediencia, pero Vale la pena.

Anónimo dijo...

Qué pena, se dice que ese tema interesa a la mayoría y eso me hizo pensar que habría muchos aportes, que señalen por lo menos que alguien reflexiona sobre esto, pero no es así. Evidentemente falta diálogo en todo y eso me apena y hasta me preocupa mal. Dios nos bendiga

María Beatriz dijo...

Me preocupa la falta de valores auténticos en nuestra sociedad.
Me hago cargo de que en nombre de la libertad, de la modernidad, de la novedad, etc.
En parte, para hacerme la moderna, para ser aceptada, para no ser tildada de cerrada , rígida o estructurada algunas veces no supe trasmitir valores.
Debo reconocer que sí los recibí de mis padres, pero luego por un tiempo los dejé sin cultivar, sin ordenar en mi interior, sin buscar cual era el valor básico, cuales eran imprescindibles, y en el momento en que mis hijos fueron adolescentes y me cuestionaron y cuestionaron mis valores, a veces callé porque no los había trabajado interiormente.
Me faltó meditar sobre este tema por mucho tiempo.
Hoy me alegra que se haya abierto este espacio para intercambiar experienxias de vida sobre los valores.
Me alegra haber recibido de la comunidad calasancia de los doce apóstoles cuestionamientos para vivir, sentir y pensar sobre los verdaderos valores, sobre los pilares fundamentales con los cuales navegar por este mundo sin naufragar.
Sigamos comentando sobre este tema para enriquecernos todos.